10 años IAP

 

Este 2021 cumplimos 10 años de acompañamiento internacional junto a las organizaciones defensoras de #DDHH colombianas. A ellas, a sus lideresas y líderes, y a todas las personas acompañantes y que han sido partícipes de este camino, muchas gracias por aportar durante estos años.

El equipo de IAP:

Para Laura el trabajo que se hace en IAP es una forma de construir relaciones humanas de calidad, basadas en el respeto y en la cooperación. Son relaciones duraderas, que nos transforman y nos mejoran.

Para Mar IAP es es una organización que trabaja en equipo y promueve una cooperación desde una perspectiva de género y comunitaria.

Para Lucas el trabajo de IAP supone la máxima expresión de la solidaridad internacional con organizaciones sociales del Sur global y un esfuerzo colectivo de la mano de diferentes personas por la construcción de un mundo pacífico y respetuoso con los Derechos Humanos.

Para Marta el trabajo que se hace en IAP es un acompañamiento mutuo de las organizaciones sociales y el voluntariado. Una herramienta de autoprotección, pero también un acercamiento al contexto de un país, de su gente berraca y sus luchas colectivas.

Para Inés el trabajo que se hace en IAP es necesario para construir una paz con justicia global, fortaleciendo procesos organizativos que serán capaces de construir una vida digna para todos y todas.

Para Tatiana el trabajo que se hace en IAP es fundamental porque trabaja desde y con las comunidades para la construcción de una paz sostenible y real.

Para Natàlia el trabajo que se hace en IAP es una expresión colectiva e internacionalista para aprender de las organizaciones sociales defensoras de Derechos Humanos y acompañarlas en la construcción de sociedades con Paz y justicia social.

Para Sara el trabajo que se hace en IAP es un compromiso con las comunidades campesinas y sus procesos de lucha, basado en el principio de solidaridad internacional y cultura de Paz.

Para Lorena el trabajo que hace IAP es una labor y un compromiso colectivo basado en la defensa de los Derechos Humanos que va de la mano de las organizaciones sociales, aportando a la construcción de Paz.

Valor Cultura de Paz

Cada proceso comunitario que hemos acompañado tiene una repercusión en el territorio. Para las comunidades el trabajo debe ser compartido, debatido y reflexionado desde diferentes espacios de encuentro para así identificar puntos de cambio o mejora.

IAP acompaña bajo el principio de no injerencia y el respeto a la autonomía de cada comunidad y todos sus protagonistas.

NO violencia defendiendo los DDHH:

Desde la firma de los Acuerdos de Paz en Colombia han sido asesinados 1.202 líderes y lideresas sociales por su trabajo dentro de las comunidades.

Por eso, desde IAP a partir de redes, herramientas y la articulación desde los territorios fortalecemos la protección y autoprotección de defensoras y defensores de #DDHH para superar todo tipo de violencia (directa, estructural y cultural).

De la mano del campesinado:

Colombia históricamente ha tenido una deuda con las comunidades campesinas por diferentes razones: son quienes han padecido directamente el conflicto armado, el abandono y la invisibilización por parte del Estado, víctimas de desplazamiento y el despojo de sus tierras. Asimismo, los acuerdos de reforma agraria pactados en los Acuerdo de Paz se han incumplido de forma sistemática.

Detrás de cada campesino y campesina colombiana hay una historia de lucha y resiliencia. Desde los voluntarios y voluntarias de IAP trabajar de la mano de esta comunidad es fundamental para construir un futuro justo, sostenible y en paz.

Feminismo

IAP trabaja desde una perspectiva feminista antirracista, cuestionando los privilegios, ecofeminista y en constante deconstrucción, porque creemos que es el camino para lograr una equidad de género, eliminar todas las formas de discriminación y violencia por razón de género. Y lo más importante: poner a las mujeres y el valor de su vida en el centro.

Cada lideresa que IAP ha acompañado cuenta y su labor ha sido vital y de cambio para que la construcción de paz en el país sea real. Una paz, que será feminista, o no será.

Gracias a Irene Ramírez, María Carvajal, Olga Quintero, Yuranis Cuellar, Irina Pérez, Elizabeth Pabón, Marina Medina, Fanny García, Doris Rivera y a otras muchas más.

Solidaridad Internacional

A nivel Internacional la población local junto con la colombiana exiliada, migrada y en situación de asilo, se han acuerpado para trabajar por la construcción de paz a través de la incidencia política y sensibilización.

Protección ambiental

Las mujeres y las diversas identidades se han acuerpado en sus luchas feministas con el fin de alzar una bandera en común por la defensa de la tierra, el territorio, la sostenibilidad de la vida y el buen vivir de las comunidades.

Su resistencia y lucha ha sido, es y será contra el sistema capitalista, androcéntrico y el extractivismo.

Acompañando Paz

Nuestro acompañamiento ha sido desde el territorio y con las comunidades, estrechando vínculos fuertes y duraderos para velar por el cumplimiento de los derechos humanos de las personas defensoras de DDHH, líderes, lideresas y organizaciones que están en riesgo de sufrir diferentes tipos de violencia debido a su labor como constructores y constructoras de paz.