Emergencia Covid-19

En Colombia, fabricamos mascarillas para hacer frente a la Covid-19

En Colombia, la crisis de la Covid-19 incrementa las dificultades para la implementación del Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno y las FARC-EP en 2016. Ya antes del estallido de la epidemia, organizaciones como la Oficina Internacional de Derechos Humanos- Acción Colombia (OIDHACO) habían alertado del retraso en su aplicación (40% pendiente) y de las reducciones producidas en el presupuesto asignado.

Uno de los puntos que recoge el Acuerdo de Paz hace referencia a la reincorporación de las personas excombatientes en la vida civil, desde un punto de vista económico y social, y de la promoción de garantías de seguridad para las personas defensoras de derechos humanos y que forman parte de los movimientos sociales y comunitarios.

Según la ONG Indepaz, desde comienzos de año y hasta el inicio del confinamiento, había habido 71 asesinatos de personas defensoras y líderes sociales y 20 asesinatos de personas desmovilizadas de las FARC-EP. La situación de cuarentena y de aislamiento preventivo aumenta el riesgo para defensores y exguerrilleros, puesto que al tener que permanecer en casa son más fáciles de ubicar por parte de eventuales agresores. En este sentido, las organizaciones de derechos humanos han solicitado a las autoridades colombianas que se diseñe de manera inmediata un plan de protección y una ruta de atención diferencial para este segmento de la población mientras dure la pandemia.

Cerca de 13.000 personas excombatientes habitan en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), donde desarrollan diferentes proyectos productivos. Algunos de estos emprendimientos han quedado parados a raíz de la crisis sanitaria o bien se han reconvertido para adaptarse. Es el caso de muchos ETCR que previamente elaboraban materiales textiles y que ahora están orientando la producción para fabricar materiales de protección personal, especialmente mascarillas (‘tapabocas’).

Dentro de la campaña que hemos puesto en marcha junto con la Associació Catalana per la Pau y la Associació Catalunya-Líban para hacer frente a la emergencia de la Covid-19 estamos trabajando en Colombia con la Corporación Alterpaz, apoyando en la fabricación de estas mascarillas.

La confección la realizan personas exguerrilleras en seis ETCR de los departamentos de Antioquía, Tolima y Caquetá, donde previamente había instalados talleres de confección textil.

Los fondos recogidos se destinarán a la adquisición de materiales (tela, clips nasales, hilos, bolsas, selladoras de bolsas…) y a gastos de transporte. El objetivo es fabricar 100.000 mascarillas, que se repartirán entre las personas excombatientes, sus familias y miembros de la comunidad local, y también se usarán para la distribución externa.

Luchar contra la pandemia es también luchar contra la pobreza

Échanos una mano

 


Compartir: