La defensa de los Derechos Humanos en Colombia. Una labor arriesgada pero imprescindible

Todavía recuerdo con el vello de punta el relato de María Jesús Carvajal, lideresa campesina y defensora de Derechos Humanos (DDHH) que forma parte de la Asociación Campesina del Catatumbo (ASCAMCAT), de cómo una mujer y dos hombres la abordaron, amenazaron y agredieron el pasado 19 de febrero en la ciudad de Cúcuta.

También la fecha del 2 de abril, hora y media me restaba de mi vuelo para Madrid, y recibía el whatsApp de un amigo que me decía: Le acaban de hacer un atentado a Piedad Córdoba¹ en Quibdó. Afortunadamente salió ilesa porque vio al tipo cuando sacó el arma. Los escoltas reaccionaron y ella corrió con los del esquema de seguridad.

Llego a España. La familia y las amistades entre abrazos me preguntan qué tal, cómo ha ido.

Una experiencia intensa e inolvidable que no se puede resumir en unas cuantas líneas porque son muchos los aprendizajes y los descreimientos. Una realidad compleja, injusta y violenta. Unas comunidades empoderadas y dispuestas a cambiar el estado injusto de las cosas y para lograrlo, poniendo en juego todo, hasta su integridad física.

Qué satisfacción siento por haber contribuido mediante el acompañamiento internacional a que las organizaciones campesinas y defensoras de DDHH puedan realizar su trabajo con menos obstáculos y más seguridad.

2015 fue el año menos violento (menos acciones de las FARC, menos enfrentamientos con el ejército y menos homicidios), pero el de más agresiones, un total de 682, contra defensores/as de derechos humanos en Colombia, según el Programa Somos Defensores en su informe anual².

La situación tampoco parece mejorar en 2016, incluso existe un aumento del accionar paramilitar en todo el país y así se ha puesto de manifiesto en la pasada audiencia pública en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)³ sobre situación de los DDHH en Colombia. Hasta el 15 de marzo ya van 28 personas asesinadas, 13 de ellas defensoras de DDHH (líderes y lideresas de movimientos y organizaciones sociales) y 15 han sido asesinadas en el marco de las “Acciones de limpieza social” como parte de una estrategia de sembrar terror para controlar las comunidades donde tienen presencia estos grupos.

¿Cuándo se va a poner fin a este flagelo? ¿Cuándo habrá garantías para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos?

(1) Piedad Córdoba es una de las dirigentes del movimiento social y político Marcha Patriótica
(2) El Cambio: Informe Anual de 2015 del Programa Somos Defensores. http://somosdefensores.org/attachments/article/137/el-cambio-informe-somosdefensores-2015.pdf
(3) Audiencia Pública del 157 Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): Situación general de Derechos Humanos en Colombia. Martes, 5 de abril de 2016. https://www.youtube.com/watch?v=2MnBjG4dVI4&feature=share


Etiquetas: ,
Compartir: