Acompañamiento internacional

¿Qué es el acompañamiento internacional?

El acompañamiento internacional es una estrategia de protección a personas, organizaciones o comunidades en riesgo de sufrir violencia política debido a su trabajo comunitario, medioambiental o en defensa de los derechos humanos. Hablamos de todo un conjunto de acciones destinadas a reducir y prevenir amenazas que afecten a su integridad física y psicológica o al desarrollo de sus actividades, en entornos en los que el estado se ha visto incapaz de garantizar su seguridad.

Según las leyes internacionales, son los gobiernos quienes deben velar por el cumplimiento de los derechos fundamentales de sus ciudadanos. Cuando fallan en esa responsabilidad, la comunidad internacional puede ser de gran ayuda para evitar que se cometan violaciones a estos derechos. Por poner un ejemplo, un grupo armado (legal o ilegal) se lo pensará mucho más antes de llevar a cabo un ataque contra población civil si hay presencia de acompañantes, por las implicaciones políticas que puede tener.

¿Cómo es el acompañamiento internacional de IAP?

Para ofrecer esta protección a organizaciones campesinas y defensoras de derechos humanos en Colombia, IAP se apoya en tres pilares básicos, todos importantes por igual. Del buen funcionamiento de cada uno de ellos dependerán los otros dos.

Eficacia del acompañamiento internacional de IAP

Por el tipo de acompañamiento que realiza IAP, pasamos mucho tiempo en el terreno. Viajamos y convivimos con las comunidades de manera muy intensa, por lo que los vínculos que se crean son igualmente muy fuertes y duraderos. La relación es de absoluto respeto y total confianza; al igual que nosotros ofrecemos protección y seguridad política a las organizaciones, ellos nos guían y cuidan de nosotros en sus espacios. IAP practica un tipo de cooperación en el que se prioriza la no injerencia en las actividades de las organizaciones locales, y en el que se busca siempre el beneficio mutuo, avanzando conjuntamente en la construcción de cultura de paz y de una sociedad, o, mejor dicho, unas sociedades, más justas.

Para IAP, el mejor índice de eficacia es el hecho de que, día tras día, las organizaciones y personas con las que trabajamos sigan solicitando nuestra presencia, sintiéndose respaldados por nosotros y a la vez respaldando nuestra labor.