En Colombia el conflicto armado no se ha acabado

En el municipio de la Uribe, departamento del Meta, el conflicto armado continúa aún cuando el Gobierno y la insurgencia mantienen Diálogos de Paz y el alto el fuego ha sido declarado de manera unilateral por las Farc -Ep, y mantenido desde el pasado 20 de diciembre.

IAP acompañó el día 10 de enero una Comisión de Verificación en la vivienda de una familia campesina en la vereda La Primavera, que ha sido objeto de un ametrallamiento y que, por suerte, no ha dejado ni heridos ni muertos: solo un gran susto a una familia de trabajadores campesinos que nada tiene que ver con el conflicto armado y que, como la gran parte de los habitantes de la región, está cansada de sufrir las consecuencias.

En la Comisión de Verificación, la Fundación DHOC -Defensa de los Derechos Humanos en el Oriente Colombiano- que IAP acompaña desde su constitución, insiste en la importancia de denunciar estos hechos a las autoridades competentes, ya que el miedo a repercusiones deja frecuentemente hechos similares en la impunidad.

La labor de promoción de los Derechos Humanos realizada por DHOC adquiere especial relevancia en un municipio, La Uribe, al que pertenece la vereda La Primavera, que entre 1999 y 2002 formó parte de la zona de distensión del Caguán en el proceso de paz entre el gobierno de Pastrana y las Farc. Cuando los diálogos de paz fueron interrumpidos, toda la zona sufrió una fuerte militarización y todas las organizaciones sociales existentes fueron perseguidas y aniquiladas bajo el pretexto de ser auxiliadores de la guerrilla. Desde entonces el control militar en la región es intenso y las violaciones a los Derechos Humanos extendidas. Es entre los departamentos de Meta y Guaviare que se han descubierto por lo menos cinco cementerios donde están enterradas miles de personas sin identificar, probablemente parte de los 60 mil desaparecidos que hay en Colombia.

En este breve vídeo, gradado por IAP durante su labor de acompañamiento, reportamos las denuncias de la Fundación DHOC, cuya labor es la de ayudar a recomponer el tejido social de la región, superar la idea de indefensión entre sus habitantes y promover el respeto de los Derechos Humanos.


Compartir: