El año de la implementación de los acuerdos

Primer acompañamiento del 2017, volvemos al trabajo después de las fiestas navideñas, y nos toca ir al Catatumbo para desplazarnos al Balance Semestral de Ascamcat. Es una oportunidad única para conocer bien a la organización a la que acompañamos porque estarán directiva, líderes, cuadros, equipo técnico, guardia campesina y campesinado de la comunidad.

Nos preguntan bastante por los compañeros que ya no están, preguntan por Iñigo, Nerea, Sergi, Ana y por compañeros de años anteriores. Se acuerdan mucho de los internacionales, y creo que yo también los recordaré a ellos mucho tiempo por lo bien que me lo han hecho pasar.

En estos diez días hemos podido ver como hacen la formación política, como toman sus decisiones, como reciben a las nuevas incorporaciones de la oficina y como deciden las fechas de los actos del próximo semestre, que por cierto, ya tienen repleto de actividades. Son actividades que les llevaran a moverse por todos los sectores de la región para poder llegar hasta comunidades como la que nos recibe esta vez, Cartagenita.

El nombre engaña porque Cartagenita resultó ser un lugar muy frio en enero, ubicado en la zona alta de las montañas del Catatumbo. Una familia nos acoge en su casa y se la llenamos de carpas y hamacas. Con la comunidad también compartimos partidos de futbol, cine al aire libre, baile de carranga en la integración,…

No debe ser fácil vivir en esta zona olvidada por el Estado, para ir a un puesto de salud o para llevar al mercado sus productos los campesinos están lejos de Convención. Hace ya 4 meses que en Cartagena se firmaban los acuerdos de paz, incluyendo un programa de sustitución de cultivos ilícitos, pero en Cartagenita todavía se planta coca actualmente porque es el único cultivo que da de comer a algunos de sus habitantes.

Tampoco debe ser fácil vivir aquí porque vemos señales de que en esta vereda todavía opera el ELN y el EPL, y hasta hace pocos meses también estaban los guerrilleros de las FARC-EP. Unos guerrilleros que están esperando que haya un acuerdo definitivo para poder concentrarse en la zona veredal transitoria de Caño Indio. Sentimos que esta incertidumbre preocupa a los directivos de Ascamcat.

La organización campesina ha apoyado fuertemente que la ZVTN sea en Caño Indio porque esto supone además un piloto de sustitución de cultivos de coca en esa zona, tal como dicen los acuerdos de paz de La Habana, y no con erradicación terrestre y glifosato como dijo el Ministro de Defensa a principios de año.

Este 2017 es el año en que tenemos que empezar a ver como se implementa todo lo acordado en La Habana, y Ascamcat lucha para que esto se traduzca en garantías para que los campesinos y campesinas de esta región puedan vivir dignamente y con esa esperanza dedican todo su tiempo.

Ascamcat continuará este año trabajando por comunidades como Cartegenita, les queda mucho trabajo por delante, pero estoy seguro que cosecharan muchos éxitos porque hemos visto el buen ambiente con el que trabajan en su organización y porque no olvidan a los catatumberos muertos en el paro agrario del 2013.


Compartir: